jueves, 27 de agosto de 2009

De Osvaldo Napoli

Querido hermano, querida hermana catequista:

En este día de San Pío X° quiero llegar hasta tu corazón con mi abrazo afectuoso, con mi felicitación y mi gratitud, porque es con tu vida, consagrada a la Buena Noticia, que desde que nos conocemos, me has dado testimonio de tu amor por Jesús, por su Misterio, por su Reino, por su Pascua. Me lo has dicho primero con tu vida y después con tus palabras.

Que los latidos del corazón catequista de nuestro santo patrono sea un permanente envión hacia los hermanos de nuestras comunidades y también una incesante intercesión delante del Resucitado por nuestra fidelidad y alegría.

Fraternalmente. Osvaldo Napoli

catequesis@speedy.com.ar

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.